Sácales partido a tus mantas de viaje

Sácales partido a tus mantas de viaje

0 936

Las mantas de viaje son aquellas que, como su nombre indica, están pensadas para sacar fuera de casa. Se caracterizan por su tamaño, no excesivamente grande, que permite guardarlas en poco espacio, normalmente enrolladas. Es habitual tenerlas en el maletero del coche para poder cubrir a un niño que se duerme, utilizarlas para una comida campestre o recurrir a ellas en caso de que un pasajero tenga frío durante un desplazamiento.

Con la llegada del buen tiempo, las mantas de viaje se convierten en compañeras ideales para nuestras excursiones al campo. Valen tanto de improvisados manteles sobre los que poner la merienda, como para sentarse sobre ellas y disfrutar del aire libre, protegidos de todo lo que pueda haber en el suelo.

Mantas de viaje en casa

Aunque pensadas para viajar, estas mantas también tienen su función dentro del hogar, de hecho cada vez son más utilizadas en el mismo. Aquí también se convierten en un comodín multiusos. En las viviendas en las que hay mascotas, estas marcan el territorio en el que pueden tumbarse en el sofá o justo al lado del sofá, según las normas de cada casa. Su tacto suave, su precio económico y sus bonitos diseños las convierten en una buena alternativa a los diseños para mascotas, generalmente más básicos y más caros.

Son también unas buenas compañeras para el sofá. Se pueden guardar en cualquier sitio y recurrir a ellas para disfrutar de una relajante tarde de lectura o de una película. Sofá y manta son una gran combinación para las frías tardes de invierno y pocos nos resistimos a saborear de vez en cuando este sencillo placer .

Mantas y niños

A los niños les encanta jugar en el suelo. No les importa si hace frío o si no hay una alfombra que los proteja. Una de estas pequeñas mantas de viaje para que se tumben sobre ella es una estupenda solución para que puedan jugar a nuestro lado mientras estamos realizando alguna tarea en cualquier habitación de la casa. Para ellos, este tipo de mantas son también una buena solución cuando se necesita un poco de abrigo extra o para echarles por encima durante la siesta, sin necesidad de meterse en la cama .

En definitiva, no es difícil encontrar algún tipo de uso para estas mantas tan funcionales y versátiles que es raro el hogar, y el coche, en el que no hay al menos una de ellas.